Staff
Agencia Reforma

Elegir la silla de seguridad adecuada para que el niño viaje seguro en el auto reduce hasta 80 por ciento el riesgo de lesiones en caso de un accidente.
No basta con comprar un Sistema de Retención Infantil (SRI), hay que saber elegirlo e instalarlo, plantea Alma Cruz, directora de la asociación Munli y vocera de la campaña Conducta Vial Quálitas.

El asiento debe corresponder con el peso y la talla del niño y el tipo de auto, además se debe verificar que cuente con la certificación que indique que ha sido validado en pruebas de impacto.

En México no hay una certificación específica de autoasientos, sin embargo, asegura Cruz, los que venden en las tiendas departamentales cuentan con especificaciones mínimas y algunos tienen la certificación de EU, Canadá o Europa.

Si es posible, lleve a su bebé al comprar la silla de seguridad para probar las diferentes posiciones y si la tienda lo permite instálela en su auto antes de adquirirla para asegurarse de que cubre sus expectativas.

Considere caducidad de la silla, en promedio duran entre 5 o 10 años. Considere que pasado este tiempo, los materiales no son tan efectivos en caso de accidente.
Aunque el sentido común le indique que es fácil la instalación de la silla, lea el instructivo. Considere que, por ejemplo, el sistema de anclaje tipo latch sólo es útil en niños de hasta 18 kilos.

Recuerde que las sillas de auto se pueden instalar con latch o isofix, un sistema de anclaje propio del autoasiento que se conecta al vehículo o con cinturón de seguridad.
De igual manera, el top tether es un tercer punto de anclaje que consiste en un gancho que se encuentra en la parte superior del autoasiento que se conecta al respaldo, piso o techo de la parte posterior del vehículo. Este anclaje se usa cuando el asiento se instala viendo hacia el frente y contribuye a disminuir el movimiento de la cabeza en el caso de un impacto.

El lugar más seguro para instalar un autoasiento es atrás de la parte central (por estar más alejado del exterior), pero esto no es posible en todos los casos.
Recuerde que es mejor tener un autoasiento bien instalado en un costado que uno en centro mal instalado.

Una vez que la haya instalado tome la silla por la parte inferior pegada al respaldo del vehículo e intente moverla. Si no se mueve más de 2.5 centímetros hacia los lados o al frente y hacia atrás, está bien puesta.

Otra prueba es al sentar a su bebé, verifique que el arnés esté lo suficientemente ajustado al cuerpo del pequeño. Para saber que están bien colocados los tirantes, trate de pellizcarlos, si lo logra, hay que ajustar aún más. El clip, que no todas las sillas lo traen, debe ir a la altura de las axilas y los colchoncitos en los hombros de su hijo.

DEJA UNA RESPUESTA