Esta semana en Especialísimo tuvimos en portada a una mujer feliz & apasionada por el arte de la cocina, ella es Amalia Verdín quien nos platico un poco de que es lo significa cocinar para ella adémas de podernos platicar como comenzo, que esta haciendo & que sigue en su vida laboral.

“Aprender, estudiar y conocer hacen que me mueva.””Aprender, estudiar y conocer hacen que me mueva.”

¿Por qué comienzas a dar clases de cocina?
Ale, una amiga y ahora socia, me invitó a dar un curso de cocina mexicana para un grupo de extranjeras; la experiencia fue de lo mejor, poder compartir con ellas una parte de mi México y ver cómo sus caras se emocionaban al probar el pozole, los tacos al pastor, las cocadas, el mole, las aguas frescas, y la maravilla de todos sus ingredientes, ver su emoción al terminar un plato, al tostar un chile, usar un comal, un molcajete, hacer tortillas a mano; todo me motivó a crear junto con Ale “Cocinando con Amalia” 

“Estudié Artes Culinarias en la CDMX en una de las mejores escuelas de cocina: “Ambrosía”. Ahí me enseñaron que la cocina es una gran pasión que hay que compartir.”

¿Cómo definirías la palabra cocinar?
Un acto de amor. Cocinamos para los demás, para dar,nunca para recibir.

¿Crees que en México la cocina es buena?
Claro! Una de las mejores cocinas del mundo es la mexicana. De hecho ha sido declarada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la ONU en el 2010. México tiene una gastronomía tan grande y espectacular como su cultura.

“Mis ingredientes favoritos son el chile por su fuerza, su pungencia se hace notar en cualquier platillo. El ajo por su sabor y su olor, no puedes resistirte al olor de un ajo tatemado. “

Si tú fueras un platillo mexicano ¿Cuál serías y qué ingredientes no podrían faltar?
Un mole sin dudarlo. Elaborarlo es un proceso lento, delicado, es integrar ingredientes muy distintos entre sí, agregarlos uno a uno, extraer su sabor, su olor, matizar lo dulce y lo salado, sentir el picante, las hierbas, la fruta, sus especias tatemadas, el secreto del chocolate y ofrecer un plato lleno de sabor, de olor, llevarlo a nuestra boca con una exquisita tortilla de maíz y sentir su magia. La vida es como un mole, es la mezcla de alegrías, dolores, sueños y derrotas que se sazonan cada día con la forma en que decidimos vivirla. Definitivamente sería un buen mole. 

¿Qué sigue para Amalia?
 Seguir aprendiendo, compartir mi pasión por la cocina, poner siempre en alto el nombre de México en cada plato, en cada producto que elija para cocinar, crear fuentes de trabajo y seguir soñando. 

¿Qué harías para ayudar a México a que sea cada vez mejor?
Como cocineros, tenemos la obligación moral de consumir nuestros productos, México tiene una diversidad biológica y natural maravillosa, esto nos regala alimentos de gran calidad y que además llegan fácilmente a nuestras manos. Crear nuestros platillos con ellos, nos permite ayudar a muchas familias mexicanas, generar un movimiento importante en la economía del país y sobre todo obtener platos de calidad, frescos y con grandes sabores. En México lo tenemos todo; sólo necesitamos nuestra imaginación y pasión para crearlos.

 

Compartir

DEJA UNA RESPUESTA